Si he padecido de inflamación en mi cuerpo, ¿Puedo comer postres?

Si he padecido de inflamación en mi cuerpo, ¿Puedo comer postres?

Levanta la mano si te gustan los postres. Justo como pensaba... ¡muchas manos se dispararon al aire! Pasteles, galletas, pasteles, tartas, dulces... ¡la variedad de sabor es ilimitada!

No es ninguna sorpresa este amor incondicional por los postres, muchas de nosotros conocimos los dulces muy temprano en nuestras vidas, y nunca hemos dejado de lado ese anhelo por el azúcar.

Permítanme presentarles a katia Brambila experta en Postres Saludables de Sweet Paleo https://bit.ly/2tImKKe

Read More

Pensé que tenía mi vida bajo control: me equivoqué

Mis queridas hermanas, estoy realmente abrumada por las respuestas que recibí de tantas mujeres cuando revelé que estoy experimentando una gran cantidad de problemas de salud: aumento de peso, fatiga suprarrenal, problemas de la tiroides, predominio de estrógenos y prediabetes. Hasta que me enfrenté a estos obstáculos, pensé que tenía mi vida bajo control. ¡Estaba equivocada! 

Antes de que aparecieran estos problemas de salud que me cambiaron la vida, había estado bajo un estrés extremo: mi esposo estuvo gravemente enfermo con una enfermedad autoinmune durante muchos meses, a mi madre le diagnosticaron cáncer de mama, mis hijos requerían mi atención a lo largo de estas experiencias y sentía como si mi vida estuviera fuera de control. 

Las mujeres que me han estado escribiendo se enfrentan a situaciones similares que cambian la vida y la salud. Están pasando por un divorcio después de décadas de matrimonio; han perdido un hijo; tienen que cuidar a los padres enfermos y ancianos. Se sienten desesperadas, solas, fuera de control. Al mismo tiempo, en algún momento su salud se ha ido a pique y están asustadas, confundidas y preguntándose, como yo lo hice, "¿Qué pasó?" 

Afortunadamente, la salud de mi esposo ha mejorado, mi madre está mejorando y mis hijos, bueno, ¡son niños! Pero el estrés de esos muchos meses tuvo su efecto en mi cuerpo. No solo me desperté una mañana y descubrí que tenía fatiga suprarrenal o prediabetes o cualquiera de los otros problemas de salud. Estos problemas de salud se habían ido desarrollando con el tiempo, bajo mi propio radar. Lo que sucedió es que mi cuerpo finalmente se rindió, pero mi mente no lo hizo. Mi mente está exigiendo saber qué sucedió a pesar de que mi cuerpo este luchando contra mí. 

Pero todas nosotras podemos ganar esa batalla. 

Déjame contarte sobre la fatiga suprarrenal 

Mis queridas hermanas, quiero compartir con ustedes información importante sobre algo de lo que pueden ser completamente inconscientes de que le está sucediendo en su cuerpo en este preciso momento. Ya lo mencioné, y se llama fatiga suprarrenal. Este evento biológico común afecta a un gran número de mujeres y es responsable de muchos desafíos físicos, emocionales y mentales. Estoy experimentando algunos de esos síntomas en este momento, y estoy aprendiendo a reconocerlos, aceptarlos y manejarlos de una manera natural, saludable y enriquecedora. 

¿Te unirás a mí en este viaje de curación y autodescubrimiento? Sé que disfrutaré mucho de la compañía. Descubrí que las mujeres que trabajan juntas para sanar juntas pueden lograr mucho más que cuando intentan hacerlo solas. Así que exploremos la fatiga suprarrenal y aprendamos lo que debemos hacer para vencerla.

Apr 20 2017_15373.JPG

¿Cuál es el problema con las glándulas suprarrenales? 

El trabajo de las glándulas suprarrenales es ayudar a su cuerpo a adaptarse al estrés. Una gran manera de hacerlo es produciendo más de 50 hormonas importantes, que son vitales para su salud. Entre esas hormonas se encuentran el estrógeno, las hormonas del estrés (cortisol, adrenalina, norepinefrina) y la testosterona. Cuando nos estresamos demasiado, las glándulas suprarrenales y su sistema nervioso trabajan horas extras y las glándulas se fatigan y se estrellan. 

Sin embargo, cuando te permites relajarte y liberar la tensión de forma regular, se permite que una parte de tu sistema nervioso promueva la curación y la reparación. Tu cuerpo funciona mejor cuando hay un equilibrio saludable entre el estrés y la relajación. 

A veces, permitimos que nuestras glándulas suprarrenales sigan trabajando demasiado y no puedan apagarse. Ahí es cuando podemos experimentar agotamiento suprarrenal, que puede estar asociado con alergias, síndrome del intestino permeable, infecciones y deficiencias de nutrientes. 

Signos y síntomas de fatiga suprarrenal. 

¿Cómo sabes si estás experimentando fatiga suprarrenal? Primero, debes saber que algunos médicos no reconocen la presencia de fatiga suprarrenal, por lo que es importante encontrar uno que entienda cómo funciona. El desafío es que los síntomas de la fatiga suprarrenal se asocian con muchos otros trastornos que los médicos a menudo pasan por alto. Sin embargo, puedes ayudar a tu proveedor de atención médica, si decides buscar ayuda de uno, indicándole qué síntomas buscar. 

Signos más comunes de fatiga suprarrenal. 

Entre los signos más comunes de fatiga suprarrenal se encuentran el aumento de peso, la retención de líquidos y la fatiga. Puedo escucharte decir en este momento: "¡Sí, estoy experimentando estos tres síntomas en este momento!" Lo entiendo; ¡Yo también! A veces conduzco a mis hijos a la escuela y siento que me voy a quedar dormida al volante. O estoy tan cansada cuando me levanto que ni siquiera siento que haya dormido, pero siento extrañas oleadas de energía a lo largo del día. Reconocer las razones de estos síntomas es el primer paso para resolverlos. Y esa razón es probable que sea la fatiga suprarrenal. 

Si estás luchando para deshacerte del exceso de grasa alrededor de tu vientre y parece que no puedes perder peso sin importar lo que hagas, la razón podría ser la fatiga suprarrenal. Cuando las glándulas suprarrenales se agotan es porque están viviendo con estrés crónico y siguen enviando hormonas. El resultado es grasa abdominal, aumento de peso, fatiga y otros síntomas. 

¿Cuáles son algunos de estos otros síntomas? 

  • Alergias severas 

  • Presión arterial baja 

  • Mareo después de no comer una comida 

  • Antojos de azúcar y sal: ¡sabemos qué problema representar esto! 

  • Problemas para dormir, como problemas para quedarse dormido, quedarse dormido o despertarse con frecuencia durante la noche 

  • Poco o ningún deseo sexual 

  • Visión borrosa 

  • Cambios de humor (asociados con desequilibrio hormonal). De hecho, la fatiga suprarrenal es la causa más común de desequilibrio hormonal en las mujeres. 

Cómo manejar y vencer la fatiga suprarrenal. 

La buena noticia es que hay muchas cosas que puedes hacer ahora mismo para controlar y vencer la fatiga suprarrenal. Personalmente, me estoy centrando en la elección de alimentos, ya que tienen un impacto tremendo en la prevención y el manejo de la fatiga suprarrenal. Sin embargo, sigue leyendo más allá de los consejos dietéticos, porque hay muchas otras formas de superar este desafío de salud. 

Dieta. Una de las mejores maneras de vencer la fatiga suprarrenal es elegir un plan de alimentación antiinflamatorio que incluya carbohidratos complejos y grasas saludables para que puedas estabilizar tus niveles de azúcar en la sangre. Tu dieta debe centrarse en los vegetales sin almidón, como los vegetales de hojas verde oscuro, los vegetales crucíferos, el apio, los pepinos, la calabaza de verano, las cebollas, el ajo y los champiñones. No olvides las frutas, como las bayas, las manzanas, las peras y los cítricos. 

Dos categorías más que se incluyen son las grasas saludables (aceite de coco, leche de coco, manteca de coco, aguacates, aceitunas y productos de animales alimentados con pasto) y hierbas (por ejemplo, albahaca, jengibre, orégano, romero, tomillo, cúrcuma). Complete su dieta con proteínas magras (frijoles, legumbres y carnes y aves criadas en pastos en cantidades limitadas). También se recomiendan los alimentos fermentados como el chucrut y otras verduras fermentadas. Evita o limite significativamente los alimentos con cafeína, alcohol y azúcares agregados. 

Nota: al final de este post, incluyo dos recetas fáciles para los tónicos de las glándulas suprarrenales. ¡Pero no saltes adelante! 

Cuida tu ingesta de nutrientes. Parte de enfocarse en una dieta antiinflamatoria es asegurarse de obtener suficiente magnesio, vitaminas B y zinc. Esto se debe a que estos nutrientes son críticos para mejorar el equilibrio del azúcar en la sangre, lo cual tiene un gran impacto en tus niveles de energía. Las excelentes fuentes de estos nutrientes incluyen semillas de calabaza, nueces, legumbres, frijoles, vegetales de hojas verdes oscuras, aguacates y granos enteros. 

Deshazte de los alimentos a los cuales tu cuerpo es sensible. A menudo somos intolerantes a los alimentos y las bebidas y ni siquiera nos damos cuenta. Muchas personas con fatiga 

suprarrenal experimentan reacciones a los alimentos pero no lo saben. Pruebe una dieta de eliminación de alimentos para identificar los alimentos ofensivos. Esto lleva tiempo pero vale la pena el esfuerzo. 

Comienza por eliminar los irritantes alimentarios más comunes, que incluyen lácteos, granos, gluten, huevos, cacahuetes, soja, maíz, vegetales de color de noche (por ejemplo, tomates, berenjenas, pimientos, papas rojas y blancas, paprika) y azúcares. Retira estos alimentos de tu dieta durante al menos cuatro semanas. Luego, gradualmente, vuelve a agregarlos de uno en uno, permitiendo que tu cuerpo se ajuste a cada alimento agregado durante varios días antes de introducir otro. 

Practica la reducción de estrés diariamente. El estrés desempeña un papel muy crítico en la fatiga suprarrenal, es necesario que incluyas algún tipo de reducción de estrés en tu rutina diaria si deseas lograr el éxito. Personalmente, encuentro que una meditación breve diaria (unos 10 minutos) es útil. También puede practicar respiración profunda, yoga, tai-chi, relajación progresiva o visualización guiada. 

Mantente hidratada. Es muy fácil olvidarse de beber suficiente agua. Sin embargo, dejarse deshidratar puede aumentar la producción de hormonas del estrés. Trate de consumir por lo menos el 50 por ciento de tu peso corporal en onzas de agua diariamente. La hidratación adecuada reduce la respuesta al estrés y ayudará a tu cuerpo a curarse y repararse a sí mismo. Lleva contigo una botella de agua durante todo el día para ayudarlo a recordar que debe beber agua. 

Conecta con la tierra. Las ondas de frecuencia electromagnética (EMF) dañinas nos rodean y pueden tener un impacto negativo en nuestras funciones corporales. Puedes ayudar a equilibrar estas frecuencias negativas conectándote con la tierra: camina descalzo afuera siempre que sea posible (y seguro) para poder absorber los CEM naturales del suelo. 

Aceites esenciales de bienvenida. Los aceites esenciales de muchas plantas tienen cualidades que pueden mejorar el sueño y reducir el estrés. Para obtener beneficios durante el día, prueba el incienso, el bálsamo de limón, el romero, la rosa o la vainilla; Por la noche, usa manzanilla y lavanda. Puedes usar un difusor o mezclar el (los) aceite (s) seleccionado (s) con un aceite portador (por ejemplo, coco, sésamo, jojoba) y aplicarlos a tu piel. 

Abraza el sueño. Tu cerebro y su cuerpo necesitan entre 8 a 9 horas de sueño de alta calidad cada noche para recuperarse, mejorar su memoria, evitar el impacto negativo del estrés y restablecer el equilibrio. Si tienes problemas para conciliar el sueño, quedarte dormida o te levantas con frecuencia durante la noche, consulta estos consejos útiles. 

Curación con música. Escuchar algunos tipos de música (meditativa, clásica ligera, jazz o espiritual) puede mejorar tus niveles de buenas sustancias químicas en el cerebro y mejorar la reparación de los tejidos. Evita escuchar el baile ruidoso, el rock, el rap, el hip-hop u otras formas que puedan estimular en lugar de calmar las glándulas suprarrenales. 

Haz ejercicio ligero. No tienes que correr una maratón para ayudar a que tus glándulas suprarrenales funcionen correctamente. Al menos de cuatro a cinco veces a la semana, realiza alrededor de 30 minutos de ejercicio ligero, como montar en bicicleta, nadar, caminar, jugar al tenis o bailar. El movimiento regular puede reducir la inflamación, mejorar el estado de ánimo y aumentar la energía. 

Toma tiempo para ti misma. No es egoísta programar un tiempo libre para ti misma, preferiblemente todos los días, y hacer algo que realmente disfrutes. Lee un libro, pinta, mira un video o película, juega con tu perro o con tus hijos, esculpe, haz tai-chi, ofrece tu tiempo, canta, toca un instrumento, ¡Tú eliges! Enfócate en actividades que te hagan sentir elevada y positiva. 

Reduce el tiempo de tecnología. Cuando utilizas un teléfono celular, computadora portátil, tableta o PC, te está exponiendo a fuerzas electromagnéticas negativas. Se ha demostrado que estas fuerzas contribuyen a la inflamación y al estrés. Mantén estos dispositivos lo más lejos posible de ti, incluso de noche, es decir, no lleves tu teléfono u otros dispositivos a tu habitación. 

Disfruta del sol. A menudo pensamos que la luz del sol nos ayuda a producir vitamina D, y lo hace. Sin embargo, también ayuda a los órganos de energía en nuestras células (las mitocondrias) a producir energía para la reparación y la curación. Este proceso permite que las glándulas suprarrenales sanen más rápido. 

Mantén un diario. Mantén un diario de tus pensamientos, emociones, sueños y logros. Expresa tu gratitud diariamente por las cosas positivas en tu vida. Cuando escribe en un diario de este tipo a diario, lo ayuda a mantenerse enfocado en lo bueno de su vida, reduce la producción de hormonas del estrés y, por lo tanto, ayuda a prevenir la fatiga suprarrenal. 

Ríe mucho. La risa es una actividad que ayuda a desencadenar sustancias químicas para sentirte bien con el cuerpo, lo que a su vez reduce el estrés y aumenta la respuesta de curación del cuerpo. Encuentra el humor en la vida, mira videos o películas divertidos, lee libros cómicos y ¡ríete más! 

Ora o medita diariamente. Puedes obtener mucho equilibrio interno, paz y tranquilidad si rezas o meditas todos los días. Se ha demostrado que las personas que participan en actividades espirituales o religiosas tienen mejor salud mental y paz interior. 

Tónicos de la glándula suprarrenal 

Lo prometido es deuda, aquí hay dos recetas tónicas de glándulas suprarrenales simples. Yo personalmente bebo 2 tazas de caldo de hueso de pollo todos los días. Está lleno de nutrientes esenciales para revivir las glándulas suprarrenales, como los aminoácidos, el calcio y el magnesio. 

Caldo de hueso 

Nota: los huesos deben ser de animales criados en libertad o alimentados con pasto y todas las verduras deben ser orgánicas si es posible. 

  • 2 libras de huesos de pollo o carne 

  • 2 zanahorias 

  • 2 tallos de apio 

  • 11/2 pulgadas de raíz de jengibre fresco en rodajas 

  • 1 cebolla grande sin pelar 

  • 1 bulbo de ajo, pelado y picado. 

  • Puñado de perejil (opcional) 

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana 

  • 1 cucharada de sal (Himalaya o mar si es posible) 

Coloca todos los ingredientes en una olla grande. Cubre, deja hervir y luego reduce alumbre baja. Cuece a fuego lento el caldo durante al menos 12 horas (Yo lo hago por 25). Cuanto más tiempo cocines a fuego lento el caldo, más nutrientes podrás extraer de los huesos y los vegetales. Permite que el caldo se enfríe y luego cuela a través de un colador fino. Guarda el caldo en el refrigerador hasta por 3 o 4 días. Congela el exceso en recipientes pequeños para facilitar el acceso. 

Tónico Adrenal AM 

Este es un tónico súper simple que debes tomar a primera hora de la mañana para ayudar a restablecer tus glándulas suprarrenales cuando estén funcionando a toda velocidad. Proporciona una combinación de fibra, proteínas, grasas saludables y un poco de escencia natural. 

  • 2 cucharadas de semillas de chía o semillas de lino molidas 

  • ½ taza de arándanos o frambuesas (orgánicas si es posible) 

  • Pizca de sal marina  

  • Agua y jugo de limón según sea necesario. 

Coloca las semillas, bayas y sal en un procesador y pulsa. Agrega varias onzas de agua lentamente hasta que alcances la consistencia deseada. Añade el jugo de limón al gusto. 

Invito a todas mis queridas hermanas que están luchando con los síntomas de fatiga suprarrenal y sentimientos de estar fuera de control para que se unan a mí para superar este desafío. ¡Sé que podemos hacerlo juntas! Por favor, hazme saber los problemas que estás tratando de resolver y cuáles de estos consejos está tratando y cómo están funcionando para usted. ¡Quiero compartir esta experiencia de sanación con todas y cada una de ustedes! 

Bendiciones queridas hermanas,

Tengo una confesión que hacer

Mis queridas hermanas,

He estado lejos por un tiempo. No solo físicamente, como lo demuestra la falta de publicaciones en el blog en los últimos meses. Por favor, sepan que las tuve a todas en mi corazón durante este tiempo, pero ustedes no lo sabían, y por eso lo siento. 

No me alejé voluntariamente de la Renovación Divina. Pero, como todas sabemos, la vida nos lanza desafíos de vez en cuando. Durante los últimos meses, he estado enfrentando y buscando arreglar los las diferentes dificultades que han aparecido en mi vida. 

Las pruebas surgieron en forma de problemas de salud: mi esposo está luchando contra una grave enfermedad autoinmune, a mi madre le dio cáncer, lo cual implicó tanto un reto como un aprendizaje para aprender a tratarlo. Mis problemas de salud personales surgieron del estrés asociado con estos factores y también al realizar mis actividades cotidianas para satisfacer las necesidades diarias de mis dos hijos 

Me considero una mujer que se cuida a sí misma observando la calidad de los alimentos que tomo, tomándome un tiempo para mí misma, utilizando productos domésticos saludables y eligiendo suplementos nutricionales. Estoy entrenado y me apasiona apoyar y cultivar la nutrición física, emocional y espiritual. Ayudo a otras mujeres a usar la comida como autocuidado, recuperar su poder del cuerpo a través de la comida y les ayudo a recuperar su poder y su derecho a nutrir su Divinidad Femenina y yo divinos femeninos. 

Sin embargo, con la introducción de las situaciones estresantes en mi vida, tengo una confesión que hacer. 

Fui sacudida a una nueva realidad. Me encontré con niveles elevados de la hormona del estrés (cortisol), que se acompañó de un aumento de peso y contribuyó a un diagnóstico de resistencia a la insulina y prediabetes. 

Mi sentido de conciencia y plenitud fueron impactados; me encontré y mi misma y a mi cuerpo girando fuera de control. 

Tuve que mirar el diagnóstico de autoinmunidad para mi esposo y contemplar lo que esto significaba. La autoinmunidad involucra inflamación en todo el cuerpo y se cree que tiene varias causas o factores de riesgo, que incluyen la herencia / genética, etnicidad, género, estrés, factores ambientales y estilo de vida. En muchas ocasiones he hablado sobre la inflamación, su impacto en el cuerpo, qué alimentos causan y contribuyen a la inflamación y las numerosas enfermedades y síntomas asociados con ella. 

Todos estos problemas (cortisol, aumento de peso, resistencia a la insulina y prediabetes, autoinmunidad e inflamación) se encuentran en mi hogar, mi cuerpo, mi espíritu, mis relaciones y mi mente, desde el principio y en lo personal. Necesito y estoy listo para enfrentar a cada uno de ellos. Sin embargo, quiero llevarte en ese viaje conmigo, porque estas no son situaciones únicas; son experimentadas por millones de mujeres todos los días. 

No estoy solo en esta lucha; ni tú lo estas 

Así que aquí están las preguntas que me hice y ahora te pregunto: 

* ¿Estás lista para recuperar la responsabilidad por tu salud? 

* ¿Estás dispuesta a aceptar que puedes hacer cambios en tú estilo de vida, aunque algunos de ellos pueden ser desafiantes? 

* ¿Quieres liberar a la mujer equilibrada, vital, creativa y sorprendente que reside dentro de ti? 

* ¿Qué necesitas hacer para realizar los cambios necesarios para alcanzar tus metas? 

Ahora hazte estas preguntas: 

* ¿Con qué frecuencia te siente fatigada, adolorida, deprimida, nerviosa, mentalmente confusa o estresada? 

* ¿Estás perdiendo el pelo? 

* ¿Estás frustrada con la incapacidad de perder peso a pesar de observar todo lo que comes? 

* ¿Tienes antojos de comida? 

* ¿A menudo experimentas indigestión, gases o hinchazón? 

* ¿Estás experimentando insomnio o noches inquietas? 

¡Puedo sentir la energía de toda esta interconexión! 

Tengo otra confesión que hacer: aunque no acepté mis problemas de salud al principio, lo hago ahora. Son un mensaje del universo. Estoy abrazando mis desafíos de salud como bendiciones disfrazadas. En lugar de dar un paso atrás, me están diciendo que comparta con mis hermanas y comparta las experiencias necesarias para hacer el viaje de regreso a la integridad y la salud. Estamos en este viaje que cambia la vida juntas, si están dispuestas a unirse a mí.

Apr 20 2017_15427.JPG

¡Así que aquí está la invitación! Durante los próximos meses, trabajaremos en algunos artículos informativos que abordarán los problemas de salud que más afectan sus vidas, según los correos electrónicos que recibimos de ustedes. También desarrollaremos material emocionante, profundo y práctico que te ayudarán a aprender cómo restaurar el equilibrio de tu cuerpo, mente y espíritu a través de la elección de alimentos saludables, junto con la reducción del estrés y otros hábitos saludables. "Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida". Esta simple pero poderosa declaración puede haber sido pronunciada hace miles de años, pero aún hoy es muy cierta. ¡Aprendamos a vivir una vida en un cuerpo que amemos! ¡Hagamos que cobre vida! ¿Están conmigo hermanas? 

Con mucho Amor, 

Myriam

Mi Mayor Aprendizaje de Este Año

Querida  Hermana,  
 

¡Ha sido un año fabuloso, increíble, lleno de retos y de recordatorios sobre lo que se requiere para vivir una vida Divina! He estado trabajando sin parar para poder lanzar mi libro y el curso on line de la Renovación Divina y, en ocasiones, tengo que recordarme a mí misma algunas de las cosas necesarias para poder vivir una vida en la que tanto la autocompasión, como el autocuidado sean los elementos centrales.

Hago mi mejor esfuerzo para vivir una vida que se guíe por conceptos de autocuidado. Aun así, a veces puedo volver a caer en viejos hábitos que no son tan buenos.

Cuando mi vida está saturada, dejo de poner atención a las cosas que son más importantes para mi bienestar. Me olvido de comer lentamente y siendo consciente, encuentro una mayor resistencia y los retos para cumplir mis sueños me parecen mayores, mientras que las voces en mi cabeza hacen tal escándalo, que no puedo escuchar a mi verdadera voz interior.
 

Los viejos hábitos no pueden eliminarse, pero pueden reemplazarse.
 

 Es posible expandir nuestra perspectiva y abrir nuestra mente a nuevas formas de pensar y de hablar, así como transformar esas creencias que nos limitan y que no nos benefician.

Cuando comenzamos a adquirir nuevas prácticas de apoyo, las cosas comienzan a transformarse naturalmente. Nuestros pensamientos se aclaran. Nos sentimos más optimistas y relajadas con respecto a la vida.

Aun así, mi mayor aprendizaje de este año y lo que más deseo para ti es la autocompasión. Ésta implica relacionarte contigo misma siempre con ternura, aceptando lo bueno y lo malo, reconociendo tus logros y perdonando y aprendiendo de tus malos momentos.

_DSC3454.jpg

Desde de saber que solamente TÚ eres experta en conocerte a ti misma. Mientras más escuches a tu voz interior, más fácil te será brindarte el cariño, amor y compasión que solamente TÚ sabes cómo y cuándo necesitas.
 

Aquí abajo te dejo una lista de algunos consejos que me ayudan a mí diariamente para practicar mi autocuidado y autocompasión.

Los comparto contigo desde el fondo de mi corazón, esperando que este año que llega te brinde el regalo de la autocompasión y del amor a ti misma, que solamente TÚ eres capaz de dar.
 

Catorce Sencillos Pasos para la Autocompasión y el Autocuidado
 

1. Tus palabras tienen el poder de animarte o deprimirte. Háblate a tí misma con amor.

2. Mueve tu cuerpo. Te ayudará a sentir cómo fluye la energía, incluso cuando tu vida parezca estar estancada.

3. Un diario. Escribe tus sueños, deseos y metas. Pregúntate: ¿Por qué son importantes? ¿Qué acciones debo de tomar para llegar adonde quiero estar? Te ayudará a identificar tus verdaderos deseos. Si no tienes un sueño en concreto actualmente, no hay problema, pero no dejes de preguntarte: ¿qué es posible?

4. Sé divertida y juguetona. Esto despertará a tu niño interior y te recordará que no debes de tomarte la vida muy en serio.

5. Como parte de tu rutina, tómate el tiempo de conectar con tu voz interior, esa voz que te apoya para que logres lo mejor para ti.

6. Come alimentos integrales que beneficien a tu estómago. La expresión de “sentir algo hasta las entrañas” es muy sabia. Si esta parte de tu cuerpo funciona correctamente, es muy probable que el resto de tu cuerpo lo haga también.

7. Duerme bien. Un cuerpo bien cuidado y descansando genera sinergia con el estar de buen humor y tener pensamientos sanos.

8. Pon límites, en especial con tus seres queridos. Di no cuando ya estás llena de compromisos y responsabilidades y deja de creer que debes decir sí simplemente para ser amable.

9. Siéntate y come una comida saludable en lugar de comer cualquier cosa mientras atiendes otras responsabilidades. Tener una buena digestión influye en cómo digerimos nuestras emociones.

10. Haz consciencia. ¿Qué necesitas en cada momento del día? ¿Cuáles son tus deseos, anhelos, necesidades y sueños?

11. Identifica lo que te agota y lo que te ayuda a reponerte. Procura hacer más de lo último para tener energía.

12. ¡La glucosa es el combustible del cerebro para lograr la mejor versión de ti! Elige comidas integrales y super alimentos que te ayudarán con tus emociones y a sentirte genial.

13. Sé curiosa sobre cada situación, especialmente cuando te encuentres con obstáculos y retos. Esto ayudará a que te des cuenta de que en cada reto hay algo que debemos aprender.

14. Al final del día, identifica tres cosas por las cuales te sientas agradecida. Estudios han demostrado que la gratitud genera más emociones positivas.  
 

¡Salud! ¡Para que este nuevo año este lleno de salud, amor y nutrición femenina!

Myriam Llano

Reconecta y sana tu cuerpo a través de tu sensualidad y de dejar la vergüenza sobre tu cuerpo

 

¿Cuánto amas tu cuerpo? 

Para muchas mujeres, incluida yo misma, esta puede ser una pregunta difícil de escuchar y de responder. Eso se debe a que esta pregunta, aunque simple en la superficie, está cargada con un historial de traumas, emociones y sentimientos desafiantes, vergüenza corporal y más.

Al mismo tiempo, es fundamental para la mayoría de nosotras reconectarse con nuestros cuerpos y sanarlos abrazando nuestra sensualidad y liberando cualquier vergüenza que tengamos acerca de nosotras mismas.

Esta no es una tarea pequeña, es esencial si queremos vincularnos con nuestro poder Divino y desarrollar todo nuestro potencial como mujeres vitales, amorosas, compasivas y creativas.

La pregunta no es por qué sentimos vergüenza por el templo de nuestro cuerpo, sino cómo podemos superarlo. 

Apr 20 2017_15397.jpg

Lograr esta conexión es un proceso de pasos múltiples.

 

Por un lado, no tiene sentido que las mujeres comiencen a conectarse con su cuerpo emocional si padecen problemas físicos como enfermedades. Es decir, amar a sus cuerpos y su sensualidad es lo último que alguien tiene en mente si el cuerpo está en peligro. Eso significa que necesitamos tener compasión por nosotras mismas y avanzar en el camino de la curación de una manera prudente.

  La parte crítica del proceso de conexión implica reconocer la relación esencial entre nutrir tu cuerpo con alimentos nutritivos, sabiendo que tal sustento es clave para superar la inflamación y la enfermedad, y que tu sensualidad está íntimamente involucrada en toda esta situación.

Las enfermedades inflamatorias son aquellas que se caracterizan por la inflamar el cuerpo. Algunos de los ejemplos más comunes incluyen asma, alergias, diabetes, enfermedades del corazón, enfermedad de Crohns y Colitis, enfermedad inflamatoria del intestino, artritis, y algunos cánceres.

Los alimentos nutritivos tienen un alto valor vibracional.

Es decir, las frutas, vegetales, granos integrales, semillas, nueces, frijoles, infusiones, alimentos fermentados, miel cruda y agua filtrada, todo lo anterior que sea de origen orgánico y sin procesar entra en esta categoría. Cuantos más alimentos de alta vibración comemos, mejor nos sentimos y menos ansiamos alimentos que no nos nutren por completo, como los alimentos procesados que contienen azúcar, grasas trans o ácidos insaturados, sabores artificiales, colores y conservantes.

Cuando elegimos alimentos de alta vibración, reconocemos que nos importa lo que ponemos en nuestro templo sagrado. Buscamos alimentos que nos den energía en lugar de privarnos de energía. Cuando seguimos un camino tan positivo, también nos vemos obligadas a adoptar algunas herramientas naturales que pueden considerarse los pilares de nuestro crecimiento y transformación.

 

Pilares de crecimiento y transformación

Si comemos alimentos nutritivos y adoptamos los pilares, podremos lograr una verdadera transformación, un retorno a las mujeres Divinas que siempre hemos sido, pero que necesitan ser liberadas para poder florecer. ¿Cuáles son esos pilares?  

Naturaleza. Cuando nos sumergimos en las maravillas de la Naturaleza, nos volvemos más fuertes y en contacto con nuestra divinidad interna. Asegúrate de pasar un momento tranquilo en la naturaleza todos los días en donde puedas meditar, reflexionar y afirmar tu carácter sagrado.

Diario. Llevar un diario de tus pensamientos y sentimientos es una manera poderosa y privada de enfrentar tus miedos, alegrías, deseos y sueños y comprenderlos mejor. Un diario es una conexión tangible con tu yo sagrado interior, incluso cuando te resulta difícil conectar de otra manera. El diario también te ayudará a documentar tus esfuerzos para comer alimentos de alta vibración.

Meditación. La meditación diaria, incluso si lo haces solo por 10 a 15 minutos, es un momento para conectarte con tu Divinidad Femenina y centrarte en concentrar la armonía y la tranquilidad en tu mente, cuerpo y espíritu. La meditación es un hábito importante sobre el cual establecerte y un pilar que puede afirmar tu viaje de curación.

Movimiento. Cuando nos movemos, ya sea bailando, caminando, saltando, nadando, girando, trepando, o más, nos conectamos con una energía central y la liberamos, permitiéndole correr por todo nuestro cuerpo. El movimiento nos permite estar en contacto con nuestro cuerpo, apreciarlo y amarlo, sin vergüenza. Tómate el tiempo todos los días para moverte libremente o con un propósito, pero asegúrate de abrazar los placeres que sientas.

Aprendizaje. Abre tu mente, corazón y espíritu a las maravillas del mundo, a otras personas, situaciones y sensaciones. Acostúmbrate a aprender algo nuevo todos los días, ya sea una nueva palabra, una receta, una ruta al trabajo, una manera de realzar tu sensualidad o alguna flor o pájaro en tu área. Aprender acerca del mundo estimula tu crecimiento interno y te hará sentir mejor contigo misma.  

Sensualidad. El placer y la felicidad de tu cuerpo es un derecho de nacimiento. Todos los demás pilares que discutimos pueden ayudarlo a llegar a un punto en el que puedas sentirte segura, sin vergüenza y con el deseo de celebrar tu sensualidad.

 

Nacimos para ser seres sensuales y para celebrar nuestros cuerpos, no para avergonzarnos.

Aliméntate y adopta los pilares y podrás conectar con el ser creativo, amoroso y sensual que realmente eres.

  ¿Qué pilares usas para tu sagrado templo para cuidarlo desde un lugar de amor, alegría y nutrición?

  Compártelos en los comentarios a continuación. Me encantaría saber de ti.

  Con muchos deseos de amor y salud,

Myriam Llano Signature.jpg

¿Cuál es tu valor?

¿Alguna vez has sentido que no mereces algo? 

Que no mereces tener buena suerte, un cuerpo sano, un buen trabajo, una vida feliz… ¡Incluso amor! 

¿Te preguntas cómo es que el “sentirnos merecedoras” y valorarnos a nosotras mismas influye en muchos aspectos de nuestra vida?

Mis queridas Hermanas —influye POR COMPLETO.

ZZ1A3534.JPG

Sentirte valiosa es un sentimiento interior. Es el saber y confiar en cómo te ves ante ti misma y los demás. Es de vital importancia en cualquier situación, pues tu presencia, opinión y la manera en que te presentas ante los demás, impacta enormemente en todo lo que haces. 

Este juicio interno sobre ti misma, probablemente te ha acompañado desde que estás viva. Te ha acompañado desde hace tanto tiempo como puedes recordar estar consciente de tu ser y de tu valor propio. 

Se trata de todas esas pequeñas pero significativas cosas – sin importar hace cuánto tiempo hayan pasado—que te han afectado. No importa qué tan pequeñas hayan sido, estas cosas se convierten en la base para nuestra autoevaluación. Son los fundamentos para sentirnos valiosas… sentir que existimos… sentir que somos reconocidas y valoradas por ser nosotras. 



Sentirnos valiosas es parte de nuestra esencia.  

Es la fuente de un sistema de valores único y particularmente vital, en la generación de todos y cada uno de los cambios positivos que hagamos en nuestra vida.
 
Es extremadamente difícil convertirnos en personas sanas sin reconocer y trabajar a la par con nuestro valor propio. Este valor es parte de nuestra Feminidad Divina y siempre debemos de nutrirlo. 

Aceptarnos a nosotras mismas y darnos cuenta de que tan valiosas somos en verdad, repercute en que tan capaces somos de hacer cambios verdaderamente positivos y tomar decisiones productivas en las diferentes etapas de nuestras vidas. Tales como:

·      Los alimentos que elegimos.
 

·       Cómo presupuestamos nuestro ingreso—y cómo ahorramos.
 

·       Si debemos o no adquirir compromisos adicionales con nuestra familia, amigos, comunidad y otros. 

Sentirte valiosa tiene diferentes facetas… ¿Valoras tu salud? ¿El tiempo con tu familia? ¿Tiempo libre? ¿La responsabilidad hacia tu comunidad? Ordénalas de la más a la menos importante – aunque todas sean necesarias para tu bienestar. Reflexiona … y tu decisión será clara al darte cuenta de que tu valor propio te señala lo que es más necesario para que puedas disfrutar la vida que mereces.

Entonces, ¿por qué es tan importante hacer un esfuerzo consciente por identificar tus valores como persona y tu valor propio?

Porque nuestros valores existen y la vida se vuelve más simple cuando los reconocemos… conocer y aceptarnos a nosotros mismos como somos, nos ayuda a tomar decisiones positivas. Aceptarte a ti misma y tu valor es vital – pues solo entonces podrás tener la confianza para tomar decisiones que impacten tu bienestar. Como resultado, estas decisiones se vuelven cada vez más fáciles de hacer – sin dudar de que son lo mejor para ti. 

Sin embargo, los sentimientos acerca de nuestro valor propio están puestos constantemente a prueba. 

Van cambiando conforme nuestras metas de vida se transforman con la edad y distintas situaciones.  

Podemos cambiar y entrar a otras fases. Porque, como mujeres, experimentamos fluctuaciones. 

Pero queridas Hermanas— asegúrense de estar conscientes de su valor propio y entonces estas variaciones serán solamente parte del proceso de crecimiento.

Estar en contacto con nuestros valores es un ejercicio que dura toda nuestra vida. Continuamente debemos recordar nuestro valor, especialmente cuando empezamos a sentirnos inseguras. 

Tanto en el trabajo como en nuestra vida personal, estamos evolucionando constantemente. Así que cuando nosotras, como mujeres, empezamos a sentirnos como si estuviéramos perdiéndonos a “nosotras mismas” – piensa en lo siguiente y serás capaz de mantenerte y recapturar esos momentos en los que te sientes increíble y te valoras a ti misma como debe ser: 
 
1. Identifica los momentos en que te sientes más feliz. En estos momentos, por lo general, es cuando tienes mayor confianza. Cuando tomas buenas decisiones de vida. ¿Qué estabas haciendo? ¿Quién estaba contigo? ¿Por qué te sentiste valiosa? 

2. Piensa en los momentos en que te ha sentido orgullosa de ti misma.¿Por qué estabas orgullosa? ¿Otras personas compartieron el sentimiento? ¿Quiénes eran? ¿Hubo otros factores que ayudaron a que te sintieras así? Ayudar a otros puede provocar este sentimiento.  

3. ¿Cuándo te has sentido más realizada? ¿Qué deseo o necesidad lograste satisfacer? ¿Por qué la experiencia dio significado a tu vida? ¿Qué otras razones contribuyen a que te sientas realizada y valiosa? 

Nuestro valor propio y valores son Sagrados para nosotras. Como mujeres, son regalos para nosotras mismas. Asegurémonos de mantenerlos a salvo y cerca de nuestras mentes, cuerpos, espíritus y almas. Eso es justo lo que la Renovación 

Divina es.

Deseando para ti el mayor amor y salud, 

Myriam Llano Signature.jpg