Elegir el autocuidado es un acto de amor

7 de Mayo, 2020

¡Síguenos en Instagram!

Bendiciones, queridas hermanas:

Soy una gran fan del autocuidado, por ello me entusiasmo cuando hay lectoras que me escriben preguntándome sobre este concepto. Esto me da una oportunidad de compartir con ellas los multiples beneficios que he obtenido practicando el autocuidado, así como las diferentes maneras en las que lo podemos incorporar en nuestras vidas.

Al mismo tiempo, puedo ver a muchas mujeres que creen que no merecen o no necesitan preocuparse por cuidarse a sí mismas, desde el aspecto físico, emocional, mental y espiritual. Si lo hacen, piensan que están siendo egoístas o no se preocupan por los demás, cuando realmente es lo contrario.

Por ello, con el espíritu de ampliar el cículo de comprensión sobre el autocuidado y cómo hacer que forme parte de tu vida, quería escribir este blog para todas las mujeres hermosas, merecedoras y amorosas --- ¡como tú! -y compartir algunos de mis pensamientos sobre el tema.
Una de las cosas más increíbles que he aprendido sobre el autocuidado, es que cuando comenzamos a aplicar el amarnos desde el interior, esto nos nutre, emergiza y celebra la naturaleza de nuestra Feminiedad Divina y nos permite expresar y compartir plenamente nuestro amor hacia afuera.


Una vez que nosotros adoptamos el autocuidado y aprendemos a amarnos mejor, podemos dar amor a los demás. Lo más importante que debres recordar sobre el autocuidado es esto:
Elegirlo es un acto de amor no sólo hacia tí, sino también hacia los demás. Pero no todos lo ven así.

Lo más probable es que tu madre y tu abuela nunca hayan pensado en el autocuidado porque ese concepto no existía en su época y nadie les habló de eso. En mi experiencia personal, desde mis inicios en Colombia y luego en Canadá, me enseñaron que trabajar duro era lo único que podía hacer si quería ganar dinero. Dar era más importante que recibir, y simplemente no hacías las cosas por ti mismo. Cuidarse, de hecho, era ser egoísta.

Me enseñaron que cuidar a tu esposo era esencial si querías mantenerlo a tu lado. También tenía que saber cómo ser una buena madre si quería tener buenos hijos, pero nunca nadie habló de cómo cuidarme.

La sociedad a menudo relaciona el placer con el sexo, pero el cuerpo femenino también tiene otras necesidades placenteras, como alimentos nutritivos, sueño, juegos, risas y rituales que hacen que se sienta especial. Eso puede significar algo tan simple como tomar un baño de burbujas, realizer enjuagues con aceite de coco, o recibir un masaje. Estas y otras actividades honran quién eres y tu cuerpo te lo agradece.

Si continuamente vivimos con pensamientos negativos sobre nosotros mismos o nos aferramos a los resentimientos, la ira, la vergüenza, el miedo, la irritación o la frustración, entonces nuestra verdadera esencia amorosa no puede brillar. Toda nuestra energía se gasta entonces lidiando con estos sentimientos negativos. Nos impiden expresar nuestro Ser Divino y realizar todo nuestro potencial. Nos deja vacíos por dentro.


Practicar actos de autocuidado puede ayudarnos a liberar cualquier pensamiento, emoción y hábito negativos y a entrar en el reino del amor, la paz y la armonía interior.

No estamos diciendo que practicar actos de autocuidado elimine mágicamente todos los sentimientos y emociones negativas de tu vida. Recitar afirmaciones todas las mañanas frente a un espejo, por ejemplo, no ahuyentará repentinamente cualquier pensamiento de ira contra tu madre ni te hará olvidar el abuso que pudiste haber sufrido a manos de un pariente, mucho menos te ayudará a que te guste la apariencia de tus muslos. No es una receta mágica.

Sin embargo, incorporar muchos actos de autocuidado en tu vida de manera regular (¡quiero decir DIARIO!) Son herramientas muy efectivas para ayudarte a superar estos desafíos, cambiar tu forma de pensar y brindarte nuevas formas de manejar tu vida.
Cuando te sientas mejor contigo mismo, ese amor propio brillará hacia los demás.
Mientas más practiquemos el autocuidado, más apreciaremos nuestros cuerpos y comprenderemos la importancia del diálogo interno positivo, el poder de los límites y el significado de las relaciones saludables con nosotros mismos y con los demás. Te darás cuenta de que el autocuidado es un acto de amor, de saber que eres importante y que vale la pena la atención que te estás prestando.

He descubierto que cuanto más escucho a mi cuerpo, más sé lo que necesita y más me acerco. ¡Me convierto en mi mejor amiga! Ahora he aprendido a disfrutar y saborear verdaderamente los rituales de cuidado personal, como la meditación, el tiempo de silencio, los baños de sal, la aromaterapia y otras prácticas que necesitaba aprender.

El resultado de este esfuerzo ha sido valioso! una versión mucho mejor de mí misma, y lo más importante, un YO más saludable y vibrante!

¿Cuáles son algunas de las cosas de autocuidado que puedes comenzar a integrar en tu vida en este momento para que puedas experimentar esta nueva alegría? Aquí hay algunos consejos para ayudarle a empezar:

Llevar un Diario. Es uno de mis mejores consejos, llevar un diario te ayuda a compartir tus deseos, sueños, alegrías, penas y objetivos más profundos. Hay algo en escribir estas cosas que las hace más reales y tangibles. Cuando son más reales, es más probable que actúes sobre ellos. Escribir es una excelente práctica para registrar lo que agradeces de cada día.

Eliminar las relaciones poco saludables. Parece que todos tenemos al menos una relación que no ayuda. Puede ser que te relaciones con una persona que te haga haga sentir ansiosa, temerosa, avergonzada, frustrada o sola. Ese tipo de relaciones te drenan de energía vital y de armonía y no son saludables. Si puedes eliminar por completo esa interacción, ¡será genial! Sin embargo, si aún necesitas encontrarte con esta persona porque es un familiar cercano o por alguna otra razón, entonces quizás lo mejor que puedes hacer es tomar medidas para limitar significativamente las interacciones y apoyarte en otras personas que te ayuden a lograr esto.

Meditar. Soy consciente de que la meditación puede no ser para todos, pero realmente creo que es una de las prácticas de curación más importantes. Toma algún tiempo entrar en sintonía con la meditación, por eso es mejor practicar todos los días, incluso si es solo por 10 minutos. Si puedes avanzar hasta 30 minutos (o 15 minutos dos veces al día), pronto descubrirás la sensación de estabilidad y calma que puede ayudarte a pasar el día.

Además, las meditaciones tienen un poderoso efecto en nuestra salud, puedes disminuir los niveles de cortisol, promover la calma y vigorizarte.

Para apoyarte, he creado un programa de Meditaciones para reconectar con tu Feminidad Divina y generar la nutrición spiritual que tu cuerpo necesita. 
Si deseas acceder a ellas, haz click aquí...
Dormir. Trabajar y vivir con prisa para todo hasta sentirte agotada no sólo es perjudicial para tu salud física, sino también para tu salud emocional, mental y espiritual. Un buen cuidado personal significa dormir de 7 a 8 horas todas las noches. Tu cuerpo y mente necesitan ese tiempo para rejuvenecer, consolidar recuerdos, reparar células y tejidos y mantener un peso saludable.

Mímate. Honra el templo de tu cuerpo manteniéndolo con amor. Esto puede significar tomarte un tiempo todos los días para lavarte la cara con limpiadores naturales y masajear con aceites suaves, cepillar el cuerpo en seco después del baño, difundir lavanda u otros aceites esenciales calmantes en tu habitación y disfrutar de una taza caliente de té relajante. Estos son solo algunos ejemplos de cómo te honras a tí y a tu espíritu.

Repetir afirmaciones. Las afirmaciones positivas realmente pueden ayudar a aumentar tu autoestima y autoconfianza, pero es importante practicarlas regularmente y creerlas. Sí, es posible que no sientas la energía las primeras veces que te miras a los ojos en el espejo y dices "Soy hermosa y digna de amor", pero después de un tiempo, a medida que aprecies estas palabras, sabrás que son verdad para ti! Recomiendo hacer dos o cuatro afirmaciones cada mañana y repetir si es posible antes de retirarse.

Mantente en movimiento. El movimiento en forma de baile, caminata, natación, correr, saltar la cuerda, hacer ejercicios aeróbicos o cualquier forma que te funcione es una súper forma de conectarse y honrar el templo de tu cuerpo. El ejercicio también alivia el estrés y la tensión, lo que permite que tu cuerpo fluya y se mueva más fácilmente.

Consume alimentos de alta vibración. Considere que todo es energía (tu, yo, los árboles, las mesas, los edificios, la comida) y que todo vibra con su propia frecuencia diminuta. Para una salud y bienestar óptimos, debes consumir alimentos que proporcionen altas vibraciones. Esto incluye alimentos integrales totalmente naturales (orgánicos cuando sea posible) como frutas, verduras, nueces, semillas y evitar alimentos procesados y refinados, azúcares agregados, grasas no saludables y alcohol.

Esta es solo una muestra de hábitos de autocuidado que puedes hacer parte de su vida. Realmente creo que los resultados pueden ser sorprendentes una vez que florezcas en esta práctica y te des cuenta de tu potencial como una presencia vibrante, fuerte y femenina.

Me siento comprometida a brindarte todas las herramientas para eliminar todos los obstáculos que no te permitan practicar el autocuidado, por ello, quiero compartir contigo mi Guía de Autocuidado para la Renovación Divina, en donde te ofrezco formas efectivas de controlar el estrés en tu vida que solo toman de 10 a 15 minutos al día.
Si quieres saber más, sigue este link...
Eres una persona increíble!
Quiero escuchar lo que piensas sobre estas ideas. ¿Estás lista para adoptar algunos hábitos de autocuidado y avanzar hacia la liberación de todo tu poder y tu ser sagrado? ¿Qué hábitos resuenan contigo? ¿Tienes algunos que quieras compartir? ¡Nos encantaría escuchar sobre ellos! ¡Estamos esperando saber de ti! Mientras tanto, ¡bendición para todas y cada una de ustedes, queridas hermanas!

DESCARGA GRATIS TU E-BOOK

EL secreto para superar el comer para controlar nuestras emociones, consiste en aprender a sentir todos tus sentimientos… incluso los que te causan dolor. Porque dentro de tu dolor se encuentra tu más profunda sabiduría y belleza. Las calorías no son tu enemigo. Tu apetito no es nada de lo que tengas que avergonzarte.

Lo que realmente te apetece es una reunión divina, femenina con tu yo sagrado.

Mi guía te ayudará a comenzar este proceso…

Copyright 2019 Myriam Llano. Todos Los Derechos Reservados.