Cómo Sané los Daños que Pasé en Mi Vida

3 de agosto, 2020

¡Síguenos en Instagram!

Cómo Sané los Daños que Pasé en Mi Vida

3 de agosto, 2020
Bendiciones queridas hermanas,

¿Te sientes menos que segura? ¿Siempre estás buscando la aprobación de los demás? ¿Te resulta difícil reunir el coraje y la energía para enfrentar otro día en el trabajo o en casa con tus hijos? ¿Te sientes "menos que" o no lo suficientemente bueno? ¿Te encuentras diciendo "no puedo" en lugar de "sí puedo" o "lo haré"?

En el mundo competitivo y acelerado de hoy, muchos de nosotras tenemos un sentido frágil de autoconfianza. Gran parte de este sentimiento es alimentado por los medios y la sociedad misma. Vemos y escuchamos publicidad y anuncios en todas partes que nos instan a lucir mejor, perder más peso, comprar más cosas, trabajar más duro, correr más rápido, ganar más dinero, obtener un automóvil más caro.
El mensaje subyacente es que no eres lo suficientemente buena como lo eres ahora: eres inferior, menos que un perdedor.
Entonces te criticas y castigas a ti misma. Tienes un diálogo interno negativo. Incluso si logras algunas de las demandas que percibes como impuestas, aún querrás más. Todavía sentirás que falta algo. Continuarás buscando la verdadera confianza en tí misma y no te darás cuenta de que tus esfuerzos son probablemente inútiles porque son aspiraciones poco realistas ... sin embargo, aún no te das cuenta de eso.

Sin embargo, para lograr una verdadera autoconfianza, debes darte cuenta de que no se trata de ser el mejor, tener más, perder más peso o ganar mucho dinero.
La verdadera confianza es saber que puedes caer y aún levantarte, que eres más fuerte para ello y que eres un ser sagrado Divino Femenino.
Déjame contarte un poco sobre mi historia de confianza en mí misma. En mi armario, tengo vestidos que son un tamaño demasiado pequeño que compré al pensar que eran la talla ideal. También tengo un par de zapatos incómodos que he usado solo una vez, pero no me los quité porque eran caros. Además, mi armario alberga muchos jeans, trajes de baño, camisas y otras prendas que guardo para el día en que logre mi cuerpo "perfecto".

Ahora aquí está mi confesión, y no es fácil de hacer: a pesar de todo el trabajo de autoayuda que he realizado con libros, cursos y conferencias y la Renovación Divina, de alguna manera a veces pienso que era mejor hace 10 años que lo que soy hoy. ¿Por qué nos comparamos con el pasado?
Nos comparamos cuando nuestros sueños no se cumplen, cuando hemos perdido nuestro propósito y nuestro camino.  Es entonces cuando miramos al pasado con tristeza y al futuro con miedo. Y es entonces cuando no nos permitimos florecer aquí y ahora.
Nuestra confianza en nosotros mismos se destruye cuando esperamos que algún nos quede ese vestido que lucimos hace 10 años. Por lo tanto, nos despojamos del presente y nos quedamos atrapados en el pasado, lo que nos hace sentir inútiles.

En cuanto a mí, desde que usé ese vestido negro en una noche perfecta hace mucho tiempo, mi vida ha cambiado mucho y las cosas no han salido como lo planeé. ¡Y gracias a Dios que no lo hicieron! La vida nos arroja muchas sorpresas, buenas y malas, y debemos permanecer fuertes.

¿Cómo? Una de las formas más nutritivas y efectivas es hacer una elección sabia de alimentos, la cual no hice durante muchos años. En un momento me morí de hambre, y luego no pude comer lo suficiente. Mi relación con la comida no era saludable y daba miedo.

Muchas de las mujeres con las que trabajo adormecen la realidad de sus vidas al tener una relación poco saludable con la comida. No se dan cuenta de que la comida no es la respuesta a lo que buscan.

Hace varios años, me enfrentaba a un doble trauma: mi esposo estaba gravemente enfermo y hospitalizado y mi madre fue diagnosticada con cáncer, en ese entonces recurrí a mi conocimiento sobre nutrición y autocuidado y lo superé. Creo que las elecciones saludables que tomé en ese momento me permitieron controlar mis emociones y la toma de decisiones no solo con respecto a mi esposo y madre, sino también la forma en cómo cuidaba a mis dos hijos y manejé mi negocio en un momento muy difícil.

Sin embargo, a pesar de mis mejores esfuerzos, fui diagnosticada como prediabética y con problemas de tiroides cuando mi esposo fue dado de alta del hospital. ¿Qué fue lo que pasó? No tuve apoyo emocional. No lo había pedido ni pensé que lo necesitaba. Como resultado, pagué un precio con mi salud.

Para lograr todo tu potencial a nivel físico, mental, emocional y espiritual, necesitas tanto el apoyo emocional de familiares y amigos como el apoyo físico a través de una buena nutrición.

También debes sentirse seguro de tí misma y permitirte cosechar los beneficios del cuidado personal, lo que demuestra el amor a sí mismo y el amor a los demás.

Cuando te amas a ti misma y cuando dejas ir las esperanzas del pasado o los temores del futuro, tendrás más energía para estar presente hoy. Florecerás en el ser sagrado y seguro de ti misma que debes ser.
Por lo tanto, deshazte de los vestidos y zapatos que no te quedan bien. Abre más espacio en tu vida para una nueva versión mejorada de ti misma. Nunca es demasiado tarde para saber que eres la primera.

Sé que todo lo que viví, los traumas, las alegrías y la relación poco saludable con la comida, fueron diseñados para mi propio bien. No sabía en ese momento que mi relación distorsionada con la comida me llevaría a ser hoy una persona tan apasionada por la buena nutrición como lo soy hoy. Tampoco compartiría mi historia contigo.

Estoy agradecida por mi pasado, pero no vivo allí. Vivo en el aquí y ahora. Abrazo la autoconfianza que he construido en mi vida. Tal autoconfianza es lo que deseo para cada mujer. Todas podemos llegar a través de diferentes caminos, dependiendo de los hábitos de cuidado personal que elijamos, las personas en las que nos apoyamos, los alimentos saludables que consumimos. Pero incluso si nuestros caminos son diferentes, el resultado final será más amor propio, confianza en uno mismo y reconexión con el espíritu Divino Femenino.

Aquí hay algunos consejos más para ganar confianza en ti misma:
  • ​Practica la autocompasión. Todos cometemos errores. Todos fallan. Algunas de las personas más exitosas del mundo han fallado repetidamente. Pero tienen éxito porque se tratan con compasión y perdón.
  • ​No te castigues a ti misma. Si algo no sale bien, si ese vestido negro favorito no te queda bien hoy, no te desanimes ni te regañes. Déjalo ir y haz un plan para hacer un cambio que sea positivo.
  • ​Acéptate a ti misma. A todos nos han entregado un juego de cartas, y debemos dar lo mejor de nosotros con lo que nos han dado. ¡No te rindas! Acéptate como eres. No es lo que tienes en la mano lo que importa; es lo que haces con eso.
  • ​Se honesto contigo misma. Cuando evalúes tus fortalezas y debilidades, sé honesto contigo misma. No seas tan blanda ni exigente. Si te mientes a ti misma, puedes sentirte bien por un tiempo, pero a la larga esas mentiras te alcanzarán.
  • ​Disfruta el viaje. Tu vida es un viaje maravilloso; disfruta el viaje, no solo el destino. Concéntrate en las personas, las situaciones y las cosas que te hacen sentir alegría y pasión. Si no disfrutas de lo que estás haciendo en tu vida, nunca te sentirás seguro de tí misma o exitosa.
¿Cómo vas a disfrutar el paseo? ¿Qué pasos vas a tomar para construir y aumentar tu confianza en ti misma? ¿Qué "vestido negro" vas a eliminar de tu armario? ¡Hagamos este viaje juntas!


¿Cómo te has sentido luego de leer esta carta? Quieres tu también superar los conflictos que se presentan en tu vida? Te enseñaré cómo hacerlo y te acompañaré en el proceso. 

Puedes suscribirte a la Master Class de mi programa Nutrí tu Esencia Femenina. Allí te ayudaré a reconectar con la mujer divina que te habita para que superes tus conflictos y desarrolles a pleno tu potencial físico y espiritual! 
>> Haz clic <<


Bendiciones para todos,

DESCARGA GRATIS TU E-BOOK

EL secreto para superar el comer para controlar nuestras emociones, consiste en aprender a sentir todos tus sentimientos… incluso los que te causan dolor. Porque dentro de tu dolor se encuentra tu más profunda sabiduría y belleza. Las calorías no son tu enemigo. Tu apetito no es nada de lo que tengas que avergonzarte.

Lo que realmente te apetece es una reunión divina, femenina con tu yo sagrado.

Mi guía te ayudará a comenzar este proceso…

Copyright 2019 Myriam Llano. Todos Los Derechos Reservados.