El tratamiento del que nunca te hablará tu doctor

2 de septiembre, 2020

¡Síguenos en Instagram!

El tratamiento del que nunca te hablará tu doctor

2 de septiembre, 2020
Mis queridas hermanas

A muchas personas no les gusta la idea de tomar medicamentos. Ya sea por los efectos secundarios, que son difíciles de tragar, tener mal sabor o estar asociados con otras características incómodas. Sin embargo, hay un medicamento que es extremadamente eficaz. No causa efectos secundarios negativos y puede cambiar la vida de manera positiva. Se llama perdón.

El perdón puede curar heridas físicas y emocionales profundas, persistentes y devastadoras.
Puede quitar cargas pesadas de tus hombros, mente y alma.
No necesitas receta médica, píldoras, pastillas, jarabes o inyecciones para que suceda el perdón. Lo que sí necesitas, sin embargo, es la voluntad de liberar el dolor, el dolor y la confusión que te atan a la persona o situación detrás de la necesidad del medicamento.

Si alguien te ha hecho daño físico, emocional o mental; ya sea que hayas sido víctima de un delito, que hayan traicionado tu confianza o que te hayan acosado, abandonado o mentido, el tratamiento más eficaz puede ser el perdón.

El perdón a menudo no es una medicina fácil de tomar. No tomas una pastilla, no tomas una cucharada de jarabe ni te untas una loción y luego esperas los resultados; necesitas hacer el trabajo. Sin embargo, si tienes las herramientas adecuadas, invocas tu poder femenino divino y realmente quieres sanar, entonces es completamente posible abrazar completamente el perdón. Ahí es cuando descubrirás que es una de las cosas más gratificantes que puedes hacer por ti mismo.

Desafortunadamente, a veces adoptamos herramientas dañinas, como pasa con la automedicación. Los atracones de comida o privarnos de alimento, , el alcohol y el uso de drogas son formas comunes pero destructivas de lidiar con situaciones que podrían curarse con el perdón. ¿Te gustaría adoptar una forma saludable y eficaz de manejar estos sentimientos?

Entiende que es el perdón

Comencemos por decir qué no es el perdón: no se trata de disculpar a alguien por sus palabras o acciones dañinas o fingir que el incidente nunca sucedió. En cambio, se trata de extender misericordia a la persona que te ha hecho daño. No se trata de que merezcan tu misericordia; se trata de amarte a ti misma lo suficiente como para soltar la carga de la negatividad en tu vida y permitirte seguir adelante. A medida que te esfuerces por perdonar a alguien, lo que lleva tiempo, tu autoestima y fuerza interior aumentan.

Día tras día, la medicina de practicar el perdón sana tu cuerpo, mente y espíritu hasta que te sienta cómodo en tu propia piel y con tus propios pensamientos nuevamente.
Practica gestos y pensamientos amorosos

El tratamiento del perdón puede involucrar directa e indirectamente a la persona a la que estás perdonando. Por ejemplo, dejar ir las cosas negativas que nos decimos a nosotros mismos, como "No soy digno de la felicidad" o "Merezco que me lastimen" es fundamental. Aprovecha la bondad de tu poder Divino Femenino para superar este obstáculo. De hecho, el mero acto de trabajar en el perdón es una demostración de virtud, autoestima y compasión. ¡Abrázalo!

También puedes aumentar tu dosis de perdón extendiendo pequeños actos de bondad a los demás, y ni siquiera incluyendo a la persona a la que está perdonando. Por ejemplo, deja que alguien se incorpore al tráfico, abre la puerta para alguien que traiga muchos paquetes en las manos y tenga problemas, llama a un amigo o vecino que esté confinado en su casa o di algo amable a un empleado de la tienda que está agobiado. Estos pequeños actos pueden aumentar tu capacidad para perdonar a los demás.

Entiende tu dolor

¿Por qué te duele? Quien te ha hecho daño ¿Cuál fue la motivación? Antes de que puedas practicar el perdón, es esencial abordar tu dolor y determinar si la causa fue intencional. ¿La persona que te lastimó lo hizo de manera maliciosa y deliberada, o fue un accidente o algo sobre lo que no tenía control o no se dio cuenta de que estaba haciendo?

Quizás tus padres hicieron todo lo posible, pero nunca te mostraron ningún afecto porque no tenían modelos de amor paternal a seguir. Tal vez un compañero de trabajo pensó que estaba transmitiendo información precisa, pero más tarde se descubrió que era falsa y te ridiculizaron en el proceso.

Una vez que puedas identificar tu dolor, ya sea depresión, baja autoestima, falta de confianza, problemas de ira, ansiedad, depresión o una visión general negativa de tu vida y la vida en general, puedes comenzar a reconocerlo y trabajar en el curación.

Desarrollar empatía

Puedes pensar en este ejercicio como caminar en los zapatos de otra persona. Si desarrollas algo de empatía por la persona que te lastimó, es posible que puedas ver sus debilidades y sufrimiento. Esto no significa que apruebes lo que ha hecho la persona, sino que simplemente comiences a comprender algunas cosas que pueden tener en común. Los científicos tienen pruebas de una mayor actividad en el área del cerebro responsable de la empatía cuando la gente piensa en perdonar a alguien. Esto sugiere que el perdón y la empatía están conectados.

Busca significado

Creo que hay una razón para todo, y eso incluye el dolor y el sufrimiento. Si no encontramos significado en las cosas, entonces fácilmente podemos perder nuestro sentido de propósito y nuestra razón de estar en el planeta. Un enfoque es ver cómo nuestro dolor puede cambiarnos de manera positiva. Es una forma de construir el carácter, de volverse más resistente, comprensiva, valiente o informada. Esto no significa que estemos disminuyendo nuestro dolor; significa que estamos eligiendo enfocarnos en lo positivo. Cuando hacemos eso, podemos perdonar más fácilmente. El acto de perdonar es una lección de crecimiento espiritual, y ¿quién de nosotras no puede beneficiarse de tal crecimiento y reconexión con nuestro Yo Divino Femenino?.

Perdónate

Para muchas mujeres, este es el paso más difícil. Quizás no te sientes adorable por algo que dijiste o hiciste. Ese es el momento de trabajar en el perdón de uno mismo y reconocer su valor innato, incluso si no es perfecto.

Necesitas honrarte a ti misma como un templo sagrado y un ser divino.
Una vez que pueda perdonarte a tí misma, debes buscar el perdón de las personas a las que pudiste haber dañado. Incluso si no te perdonan, al menos habrás extendido tus más sinceras disculpas.

Conéctate con lo Divino Femenino

He mencionado la conexión con lo Divino Femenino varias veces, pero quiero enfatizar cuán crítico es permanecer conectado con esta energía sagrada. Cuando lo haces, vuelves a poner tu cuerpo en armonía, incluso si es solo por períodos cortos de tiempo hasta que te acostumbre a confiar en tu Yo Divino Femenino.

En resumen

El perdón puede ser un desafío de lograr, pero es una de las herramientas de sanación más poderosas que tenemos. Practicar el perdón puede acercarte a tu Ser Divino Sagrado y reunirte con la poderosa energía curativa de la naturaleza. 




Bendiciones para todas y cada una de ustedes.


DESCARGA GRATIS TU E-BOOK

EL secreto para superar el comer para controlar nuestras emociones, consiste en aprender a sentir todos tus sentimientos… incluso los que te causan dolor. Porque dentro de tu dolor se encuentra tu más profunda sabiduría y belleza. Las calorías no son tu enemigo. Tu apetito no es nada de lo que tengas que avergonzarte.

Lo que realmente te apetece es una reunión divina, femenina con tu yo sagrado.

Mi guía te ayudará a comenzar este proceso…

Copyright 2019 Myriam Llano. Todos Los Derechos Reservados.